El intercambio de Bradley Beal es una rendición completa y total de los Wizards


Ocurrió. Finalmente sucedió. Ted Leonsis, por fin, le quitó los dedos de su posesión más preciada. No, ni la réplica brillante de la Copa Stanley que coloca de fondo durante sus llamadas de Teleobjetivo, ni ese trofeo de esports de oro de 24 quilates perteneciente a su equipo NBA 2K que además usa como flex. Sino más acertadamente la cláusula de no intercambio en la ruina del anuencia de Bradley Beal.

Oh, cómo Leonsis amaba esa cosa.

Le dio a él, el CEO y presidente de Monumental Sports and Entertainment, tanta influencia entre sus pares multimillonarios. Representaba su despera— Quiero opinar, su deseo de atraer a agentes libres de primer nivel a DC Para Leonsis, la moneda de cambio que favorecía a una fortuna que nunca ha sido confundida con una superestrella era un emblema de honradez y asociación. Casi como un anillo de promesa, pero con el pleno entendimiento de que el acto sexual de tu vida podría designar una nueva pareja en cualquier momento que quisiera, dejándote con Landry Shamet y múltiples selecciones de segunda ronda.

Análisis: Los Wizards regalaron a Bradley Beal. Fue la llamada correcta.

El domingo, cuando los Washington Wizards acordaron un canje por Beal tres abriles demasiado tarde, comenzaron en serio lo que será una reconstrucción larga y onerosa. Los Wizards ahora pueden mirar alrededor de el futuro sin tirar el anuencia supermax de la piedra angular de su franquicia con ellos más profundamente en la miseria. Pero simplemente liberarse de pagarle a Beal $207 millones durante las próximas cuatro temporadas debería tener representado la fracción del plan de restauración del equipo. La otra fracción debería tener sido cazar prospectos jóvenes y selecciones altas en el draft para desarrollarlos a medida que sientan las nuevas bases o se convierten en activos negociables.

Pero eso no sucedió, porque el verano pasado el hombre con todos los trofeos en la habitación se engañó a sí mismo.

Leonsis se comprometió demasiado con Beal, un tahúr que se va con una gran cantidad de récords de franquicia individuales, pero uno sin la marca duradera de un vencedor. No es que culpe completamente a Beal por esto. Juntos, John Wall y Beal necesitaban más talento a su rodeando. Su ventana de contención se abrió tenuemente entre 2014 y 2017, pero luego de la última temporada, y un enfrentamiento vigoroso y divertido con los Boston Celtics en las semifinales de la Conferencia Este, la cuña se cerró de guantazo. Las lesiones de Wall aumentaron y Beal emergió como el pequeño, pero ese no es él. Así que es difícil culpar totalmente a Beal por no sobrellevar a los Wizards a los playoffs por su cuenta más de una vez. E incluso cuando eso sucedió en 2021, Beal no era el acto en solitario. Russel Westbrook fue eso pequeño.

Jugadores de ese calibre — mayúsculas El tipo – son los que obtienen una cláusula completa de no comercio escrita en sus contratos. Kobe. LeBron. Puñal. KG. D-Wade. Salón de la triunfo con agradecimiento de nombre instantáneo. Todos menos dos de los nueve jugadores han manada campeonatos. Sin requisa, Leonsis convirtió a Bradley Emmanuel Beal Sr. en el décimo tahúr en la historia de la jarretera con tal cláusula, otorgándole el poder de controlar no solo su propio destino sino además el destino de la franquicia.

En junio pasado, cuando surgieron los detalles del anuencia de Beal, la cláusula parecía innecesariamente onerosa: ¿por qué ceder la capacidad de su equipo para estabilizar un acuerdo de beneficio mutuo si alguna vez necesitara cambiarlo? Pero en ese entonces, los Wizards no pensaban en el futuro. Claramente no tenían ningún plan, distinto de un pronóstico erróneo de que, al empoderar a un tahúr, señalaría el tipo de fidelidad que podría atraer a estrellas más grandes.

Entonces, claro, atribuyamos esto al chivo expiativo que ya no está aquí.

Tommy Sheppard fue el que sonrió y se sentó anejo a Beal durante la conferencia de prensa que fue un intento de celebrar su extensión por cinco años y $251 millones. Beal se había quedado lo suficiente como para ser elegible para esa cantidad de caudal, y conveniente a que sucedió bajo la supervisión de Sheppard, él siempre será el administrador caudillo que pagó de más. Aún así, no es como si Sheppard le hubiera transmitido una rápida a Leonsis, desviando su atención con el envejecido ¡Oye, mira para allá! truco, y mientras Leonsis estaba preocupada mirando La persecución de Alex Ovechkin por 800 o comprar un equipo de beisbol o expandir su imperio deportivo, Sheppard incluyó esa cláusula de no intercambio.

No. Este está en Leonsis. Estuvo de acuerdo con la cláusula. Lo celebró. Hizo alarde de ello como lo que convirtió a los Wizards en la envidia de la jarretera.

“Tienes que entregarse en manos en mi. He vuelto de muchos encuentros de jarretera”, Leonsis dijo mientras estaba en su oficina, transmitido en vivo en la conferencia de prensa del equipo el verano pasado. “Y varios dueños de la NBA han dicho: ‘Ojalá tuviéramos una relación como la que tú tienes con tus jugadores’. Hay mucho movimiento, mucha descuido de asociación que se ve en la jarretera, y que haya una confesión pública que diga esencialmente que tenemos un tahúr. [who] quiere estar aquí y cumplir su anuencia, al igual que nosotros, eso le permite a su administrador caudillo planificar y tener la confianza de que su mejor tahúr, su tahúr fundamental, es parte del proceso”.

Mientras Leonsis continuaba hablando, con los laureles de su campeonato brillando detrás de él, compartió cómo interpretó la cláusula de no intercambio. Si acertadamente otros 29 propietarios de equipos podrían tener gastado esto como un movimiento transparente de poder por parte del tahúr y su agente, Leonsis lo vio como un brillante ejemplo de su compromiso.

“Cuando el tahúr te trae eso, no somos ingenuos”, dijo Leonsis. “No lo tomé como un punto de influencia. Lo tomé más como un punto de asociación. Todo lo que podemos hacer es mostrarles… que estamos juntos en esto”.

Estuvieron juntos en esto, hasta que Leonsis despidió a Sheppard luego de la temporada 2022-23, luego contrató a Michael Winger como presidente y le dio el gastado bueno para hacer lo que debería haberse hecho hace abriles.

A principios de este mes, Escribí que esperaba que Beal se quedara en DC por un momento. Posteriormente de todo, Winger dijo que podía cerrar los fanales y “imaginar” tener a Beal aquí para el campo de entrenamiento mientras explicaba su teoría sobre la reconstrucción.

“Uno de mis mayores temores es reaccionar de forma exagerada a las expectativas no cumplidas antaño de ascender aquí”, dijo Winger. “Básicamente, no creo en sobrellevar un lanzallamas a las cosas hasta que sepas exactamente lo que estás incendiando. Todavía no conozco a los chicos. Tengo muchas ganas de conocerlos cara a cara durante una comida”.

Proporcionadamente ahora. Esa debe tener sido una cena reveladora. Winger no tardó nulo en hacer lo que hizo cuando estaba con Los Angeles Clippers: usar su lanzallamas y originarse de nuevo. en su Cambio de Blake Griffin en 2018, los Clippers recibieron tres jugadores decentes, así como selecciones de primera y segunda ronda. Por fortuna para los Clippers, su tahúr fortuna no utilizó una cláusula de no intercambio.

Los Wizards tienen muchos cocineros en la cocina. Así es como funcionará.

Winger tiene experiencia en arrasar con el ámbito de una franquicia con un intercambio masivo, pero esa no debería tener sido su primera tarea aquí. Los Wizards deberían tener limpiado la casa luego de que Westbrook se saliera con fuerza de su inquilinato de un año y antaño de amarrarse a un anuencia por Beal que fue demasiado desagradable para que muchos equipos lo aceptaran.

Conveniente a la extensión, Winger no pudo conseguir un premio de suerte para Beal, ni siquiera uno de primera ronda. En cambio, lo mejor que pudo hacer Winger fue regalar al llamado “tahúr fundamental” de los Wizards por un armador de 38 abriles (Chris Paul, que probablemente no jugará aquí), un tahúr de rol poco usado y algunos selecciones de segunda ronda. Hay malos intercambios, y luego está esto: la rendición total y completa.

Beal anhelo porque aterriza en un equipo en el que será la tercera fortuna para un nuevo propietario multimillonario a quien no le importa vestir caudal para perseguir un campeonato. Sin requisa, aquí a espaldas, todo lo que queda son los restos de la disposición más tonta de ningún modo escrita en un anuencia innovador de la NBA. Leonsis quería mostrar su compromiso con un tahúr, pero terminó paralizando su propia franquicia.



Source link

Next Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Noticias recientes